Skip Navigation Links
Inicio
Institucional
Comisión Directiva
Marco Reglamentario
BCR
Twitter CAC Ir a la página principal Contacto

                             
  Institucional  
 
    Origen       Composición       Funciones    
    Antecedentes Históricos                   Establecer los "Precios Cámara"  
    La expansión de la región                   Arbitraje      
    El centro comercial                   Determinación de Calidad      
    Creación de la Cámara Arbitral                          

Origen (Inicio)

 

Antecedentes Historicos

A partir de 1870 comienza a cambiar drásticamente la estructura económica del país, incrementándose el cultivos de los cereales, produciéndose millones de cabezas de ganado y creándose, simultáneamente, diversas estructuras industriales como frigoríficos, molinos harineros, plantas de generadoras de electricidad, etc. Esto fue posible por dos factores fundamentales: Los adelantos tecnológicos en el transporte y el crecimiento de nuevos sectores de explotación, impulsados por la creciente demanda externa de los países desarrollados.

Evaluando causas de orden externo vemos que, de las exportaciones clásicas de charque y cueros se pasó a productos como cereales y carnes. Respecto a la importación en orden general, se agregaron a las tradicionales como sedas, vinos y algodones, el ingreso de bienes de capitales, materias primas y bienes intermedios. Este proceso fue impulsado por la llegada de nuevos contingentes de mano de obra y capitales (factores escasos en aquellos tiempos).

Analizando el aspecto interno, grandes extensiones de tierras se incorporaron a la explotación económica. Aumentó el stock ganadero y el área sembrada, de manera que en el termino de 25 años se produjo un crecimiento de casi diez veces. Un gran factor de contribución, resultó la estabilidad jurídica y política lograda luego del proceso de integración nacional, de manera tal que internamente posibilitaron el crecimiento del país.

Los factores de crecimiento en el período no sólo tuvieron que ver con la explotación de nuevos recursos naturales, sino con las mejoras realizadas en ellos. Por lo tanto, el crecimiento no se limitó al agregado de un factor de producción (tierras) sino que fue la incorporación de capital y trabajo (limpieza de tierras, pasturas permanentes y preparación del suelo para la siembra) lo que mejoró la calidad y aumentó la rentabilidad.

Los constituyentes del 53

También resultó fundamental la inversión en el sector transporte (ferrocarriles), que posibilitó la disminución de los costos de movilidad de productos, permitiendo el traslado de cereales y carnes a los mercados urbanos, internos y externos. Resultando en definitivas, un factor preponderante en la creación y surgimiento de ciertos mercados.

Este es el marco histórico en el que tendrá nacimiento la Cámara Arbitral de Cereales de la Bolsa de Comercio de Rosario.


La Expansión de la Región

Conforme la Nación inicia su organización con el dictado de la Constitución Nacional de 1853, Rosario comienza a tomar forma, donde la Villa de Rosario se transforma en ciudad, merced a una ley dictada en 1852, por la Junta de Representantes Provinciales. Desde ese momento el crecimiento de la misma estaría ligado al de la provincia de Santa Fe y al del País.

Finalizada la inestabilidad política de la provincia de Santa Fe, focalizada por un lado, en las permanentes revoluciones internas y por otro en el descenso de las invasiones indígenas a los pueblos rurales de frontera, a comienzos de la década del 70, la región emprende una etapa de gran crecimiento económico.

Finalmente, y no menos importante, fue la consolidación de la seguridad jurídica provincial con la sanción de las Constituciones de 1863 y 1872. En ambas quedaron establecidos claramente dos elementos fundamentales para la generación de riqueza como ser: la primacía de la propiedad privada y el respeto a los contratos acordados libremente por las partes.

Este crecimiento se sustenta en diversos aspectos fundamentales, tales como: el puerto de Rosario, la instalaciones de colonias agrícolas, el incremento de la población, la expansión del ferrocarril y el cambio en los sistemas de comercialización.

 

El Puerto

El puerto de Rosario poseía condiciones naturales que lo hacían atractivo para el comercio interno y externo, no obstante ello, en principio carecía de infraestructura para la movilización de los nuevos vapores producto de la "revolución industrial" europea que llegaban a esta región.

Las primeras obras de mejoramiento del puerto de Rosario provienen de la iniciativa de un empresario estadounidense -Eduardo Augusto Hopkins- que por el año 1855 eleva una propuesta que resultó aceptada, y al año siguiente se creó la "Asociación del Muelle de Rosario" que se integró con el aporte de vecinos, los cuales compraron algunas acciones. Rápidamente estas instalaciones comenzaron a quedar escasas para el creciente nivel de tráfico comercial que se producía en la zona de Rosario, por este motivo, toma participación el Gobierno Nacional, en 1872, pero a pesar de diversos cambios que se efectuaron, no dieron los resultados esperados.

Es importante resaltar que gran parte de este problema de infraestructura portuaria estaba dado por el enorme crecimiento económico de la región. Es decir, aún cuando se hicieran obras y mejoras en el puerto, las mismas siempre parecían insuficientes debido al gran aumento del volumen comercializado.

Finalmente, en octubre de 1899 mediante una ley nacional se elabora un concurso para la construcción y explotación de un puerto comercial en Rosario. Luego de meses de análisis de las distintos proyectos presentados, en 1902 la obra resultó adjudicada. El crecimiento de la región fue tan espectacular, que pronto las instalaciones quedaron nuevamente obsoletas para el volumen comercializado.

Despliegue de actividades del puerto de Rosario

Apenas dos años después de haber sido inaugurado el puerto, las exportaciones superaron las previsiones de 2,5 millones de toneladas anuales previstas para 1930. En 1922, las exportaciones que salían por puerto de Rosario rondaban los 4,3 millones de toneladas. Cinco años después, el volumen de exportaciones e importaciones llegaba a casi 7 millones de toneladas anuales.


Las Colonias Agrícolas

Bajo este nuevo marco jurídico y con la provincia estabilizada políticamente, es que el número de colonias agrícolas comenzaron a multiplicarse. En las décadas del 60 y 70 se destacó el sistema de "colonias oficiales", emprendimientos privados con control del Estado, bajo el que se crearon las colonias San Carlos y Esperanza, entre otras. Pero fue el sistema de "colonización privada" el que sin dudas produjo la "explosión" del número de colonias agrícolas en la provincia.

Finalmente resulta ilustrativo señalar dos elementos ligados directamente con este proceso de desarrollo de la provincia y de Rosario: la población y el tendido de ramales ferroviarios. El crecimiento en ambas variables fue notable, y acompañó el de los sectores anteriormente mencionados. En realidad, todos los comportamientos de los factores indicados anteriormente se retroalimentaron mutuamente y son a su vez causa y consecuencia los unos de los otros.

Descanso durante la trilla


La Población

En el incremento de la población fue un factor determinante por la gran corriente migratoria que arribó al país en las últimas décadas del siglo XIX. Específicamente, la provincia de Santa Fe fue una de las más beneficiadas en este aspecto.

Es importante destacar que durante el mismo período la ciudad de Rosario incrementó su población de 22.500 habitantes en 1869 a 89.900 en 1895. Pero este crecimiento no fue sólo cuantitativo, sino que la ciudad mejoró también en cuanto a la preparación técnica y educativa de sus pobladores. Hacia 1870 el 72 % de la población mayor de 6 años era analfabeta, contando la ciudad con apenas 15 establecimientos educativos. En 1895, la realidad de la ciudad había cambiado notablemente, el analfabetismo había descendido al 47,5 % y el número de escuelas había llegado a 180.

Inmigrantes en 1899


El Ferrocarril

El ferrocarril en la provincia fue otro de los elementos claves para el desarrollo del comercio y la producción agropecuaria. Indudablemente, el descenso en el costo del transporte hizo que la producción (cerealera sobre todo) pudiera integrarse al mercado mundial y competir de igual a igual con el resto de los países productores. Si bien el inicio de obras ferroviarias en la provincia data de mediados de la década del sesenta, es a comienzos de los 80 cuando se produce la gran expansión en Santa Fe.

Hasta 1880 la provincia contaba con una sola línea que tenía una extensión de 114 kilómetros. En 1881 el comerciante Carlos Casado construyó el Ferrocarril del Oeste de 49 kilómetros, que unió a Candelaria y colonias vecinas con Rosario. En 1885, finalmente, el gobierno provincial llegó a construir 1.152 km de trazados ferroviarios, que unió las colonias del oeste santafesino con la ciudad de Santa Fe y Rosario. Sucesivas extensiones de las líneas establecidas y la incorporación de tres nuevas empresas de capital británico en los distritos del sur ensancharon la red ferroviaria de la región, llegando a 1895 a abarcar 3300 Km. 

Expansión ferroviaria

El Comercio en la región

Con el cambio en los métodos de producción y el consecuente aumento del volumen producido, todos estos sistemas colapsaron y dieron origen a grandes transformaciones en el proceso de comercialización, donde entró en juego un nuevo aspecto fundamental: el destino de los granos vendidos. A partir de la "gran expansión", la mayor parte de la producción cerealera comenzó a destinarse al mercado externo. Esto "obligó" a una adaptación a las normas del comercio internacional con las cuales el productor local estaba muy poco familiarizado, y para las que tampoco contaba con una infraestructura física e institucional adecuadas.

Las nuevas necesidades encontraron pronto respuesta positiva, surgiendo instituciones que fueron cubriendo y subsanando las deficiencias anteriormente señaladas. Así, los "mercados mayoristas de granos, con orígenes modestos e informales, muy pronto se transformaron en grandes instituciones cuyo funcionamiento contribuyó en gran medida a racionalizar y modernizar el comercio de granos en Argentina.

Rueda de la Bolsa de Comercio de Rosario


El Centro Comercial

Bajo este marco de libre comercio y crecimiento económico surgen ideas acerca de crear una Institución que reúna a los integrantes de la actividad comercial y económica de la ciudad. El primer ensayo tuvo lugar a fines de 1850. Más precisamente por el mes de noviembre de 1858, varios vecinos se reunieron y acordaron constituir una entidad que denominaron "Casino Mercantil" especie de café Club y Bolsa, donde "se habían colocado pizarras para la anotación del movimiento de vapores y otras informaciones de carácter comercial".

No obstante el esfuerzo de sus fundadores, el mismo rápidamente desapareció, Luego hubo diversos intentos buscando el mismo fin, pero resultaron todos infructuosos, hasta que, finalmente, se dicta un proyecto de Estatuto, el cual resulta aprobado definitivamente el 18 de agosto de 1884 dando creación al "Centro Comercial del Rosario", que años más tarde pasaría a denominarse Bolsa de Comercio de Rosario.

Como la región circundante a Rosario pasó a ser el primer productor cerealero del país, y en consecuencia, uno de los más importantes del mundo, hacia comienzos del siglo XX. El espectacular crecimiento que venía experimentando la producción y el comercio de granos, dio lugar, dentro del seno del Centro Comercial a tomar la iniciativa de la implementación de una Comisión que se dedique a atender el creciente número de conflictos que se presentaron entre los diversos sectores intervinientes en el comercio, dada las dificultades en ponerse de acuerdo con respecto a la calidad de los granos comercializados.

Primer edificio de la BCR


Creación de la Cámara Arbitral

Existían serios obstáculos que se oponían a la negociación de saldos exportables. Faltaba un ordenamiento adecuado respecto las condiciones de ventas y embarques; se carecía de "Standard" que indicara la calidad de los productos, los conocimientos de embarques se caracterizaban por su falta de uniformidad; las informaciones del exterior eran deficientes o escasas, etc. En el orden interno se tropezaba con dificultades para efectuar los embarques en las fechas estipuladas, debido al uso intenso de la tracción a sangre, mal estado de los caminos, abarrotamiento en los puertos, etc.

La creación de la Cámara Arbitral de Cereales tiene sus antecedentes en dos instituciones que funcionaron en el "Centro Comercial del Rosario": el Tribunal Arbitral de 1884, y la Comisión Arbitral de Cereales de 1893.

Cuando se crea el Centro Comercial en 1884 en sus Estatutos se establece que la asociación además de las funciones específicas relacionadas al comercio, también podría ejercer funciones de tribunal arbitral.

La Comisión podía llenar las funciones de una junta arbitral y conciliadora que dirima lisa y llanamente, sin gastos, costas ni demoras, las diferencias que en las transacciones comerciales llegasen a tener los socios del "Centro Comercial" entre sí...

Hacia 1893, y debido al importante incremento experimentado en el nivel del comercio de cereales, el número de demandas que se presentan al Tribunal Arbitral sobrepasaban su capacidad para cumplir con su función de acuerdo con la celeridad y eficiencia que se esperaba del mismo. Es por este motivo que se decide impulsar una modificación en los Estatutos del Centro Comercial, que promueva la creación de "tantas comisiones cuantas sean de necesidad para la atención y representación de los distintos gremios que la constituyen."

Plano describiendo la ubicación de la CAC (1906)

De estas reformas estatutarias de 1893 surge la "Comisión de Comercio", la que tuvo la facultad de nombrar de entre sus integrantes una "Comisión Arbitral de Cereales que se ocupó exclusivamente de temas agrícolas."

Esta comisión es el antecedente directo de la Cámara Arbitral de Cereales. Durante el lapso que prestó servicios a la Bolsa (1893-1898), la Comisión desempeñó una labor muy importante en el comercio agrícola.

Hacia fines de 1898 nuevamente se promueven cambios al Reglamento del Centro Comercial. Circunstancia que caracterizó a la Institución desde su fundación, ir adaptando sus reglamentos a medida que las condiciones y necesidades así lo exigen, haciendo de la Bolsa de Rosario una de las instituciones más pujantes y progresista desde sus inicios.

En Asamblea General Extraordinaria celebrada en los primeros días de enero de 1899, se concretaron las siguientes reformas: "El Centro Comercial pasó a llamarse Bolsa de Comercio de Rosario Se dispuso el cambio de Comisión Directiva por Cámara Sindical y la creación de las Cámaras de Comercio y Arbitral de Cereales (antes llamadas comisiones)."

Primera oficina de análisis de granos

Esta reforma al reglamento institucional es la que dio origen a la primera Cámara Arbitral de Cereales del país, a la que después seguirían la Cámara Gremial de Cereales de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires en 1905, -luego en la década del 60 se traslada a la Bolsa de cereales de Buenos Aires, bajo la denominación de Cámara Arbitral de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires-, la de la Bolsa de Comercio de Santa Fe en 1912, la Cámara Arbitral de Cereales de Entre Ríos en 1937, la de Córdoba en 1966 y la de Bahía Blanca en 1975.

Uno de los actos más trascendentales realizados por la Cámara Sindical durante el año 1899 fue indudablemente la creación de la Cámara de Cereales, de modo que se le dio a este gremio representación separada, pero siempre dentro del ámbito de la Bolsa, para que todas sus cuestiones sean falladas por personas del ramo que conocen las dificultades que se producen en los negocios de cereales..."

Este último es un punto clave, que pone de relieve las ventajas del sistema de arbitraje. El hecho de que los conflictos sean dirimidos y "juzgados" por personas que pertenecen al gremio, es una de las ventajas comparativas más importantes que presenta la Cámara Arbitral ante otros sistemas de resolución de conflictos.

Sala de recepción de muestras

La considerable importancia de estos negocios y el interés consecuente del gremio respectivo dio lugar a la formación de un organismo, montado con los elementos necesarios para responder a una reglamentación creada por los mismos cerealistas rosarinos, actuando como reguladores obligado de sus propias operaciones.

El reglamento interno de esa Cámara, dictado en febrero de 1899, le confería entre otras, las siguientes funciones:
  • Redactar y establecer las cláusulas de los boletos comerciales oficiales.
  • Procedimiento a seguir para la fijación de precios, ajustado a las operaciones realizadas en el día;
  • Formación de tipos comerciales de cereales, a cuyas calidades y condiciones debían atenerse los contratantes, con las tolerancias, premios y castigos preestablecidos;
  • Establecer pautas de entrega y recibo de la mercadería, cuyas diversas formas especificas con definición de los términos usuales en cada caso;
  • Establecer pautas para la interrupción de las entregas y para la liquidación de las operaciones;
  • Realizar análisis, para determinar la calidad y condición de los productos comercializados;
  • Entender en las demandas por cumplimiento o incumplimiento de contratos.
  • Arbitrar en los litigios surgidos por las diferencias en la calidad de mercancías.
 
Equipos Brown-Duvel para determinar la Humedad

Si lugar a dudas, la Cámara Arbitral de Cereales es una demostración más que elocuente de este espíritu emprendedor y liberal que predominaba en la época, ya que la misma implicaba no sólo libertad de contratación y comercio (aspectos que están presentes en la "filosofía" misma de la Bolsa de Comercio de Rosario), sino también "justicia privada" llevada a cabo por los propios interesados asegurando de este modo celeridad, eficiencia e independencia en los casos en le correspondiera intervenir.


Composición (Inicio)

La Cámara Arbitral de Cereales de la Bolsa de Comercio de Rosario, está constituida por asociados representantes de los distintos sectores que participan en la actividad de su competencia respectiva.

Se compone de 20 miembros titulares e igual número de supletes, que en representación de los distintos gremios participan en la siguiente proporción:

 

  • Tres (4) Exportadores
  • Tres (3) Industriales Molineros
  • Tres (4) Fabricantes de Aceites Vegetales
  • Tres (3) Comisionistas o Consignatarios de Cereales
  • Tres (3) Acopiadores de Granos
  • Tres (3) Cooperativas Agrarias de 2do. Grado
  • Dos (2) Productores Agropecuarios

La Cámara Arbitral inicia su ejercicio el primer día hábil de diciembre, cada año y, finaliza el 30 de noviembre del año siguiente; los miembros que la componen se renuevan en cada periodo y ésta puede ser en forma indefinida.

Cada año, los centros mencionados anteriormente tienen tiempo hasta las 18:00 hs del 15 de noviembre para presentar en la Secretaría Administrativa de la Bolsa, la lista de miembros que ellos designen para que los representen en la Cámara durante el periodo entrante.

Llegado el primer día hábil de diciembre, el Presidente del Consejo Directivo de la Bolsa de Comercio de Rosario, inicia el ejercicio, tan como lo prevé el Art.80 de su Estatuto, que dice:

"En su primera reunión, convocada y presidida por el Presidente del Consejo Directivo, la Cámara Arbitral designará de entre sus miembros a quienes desempeñarán los cargos de Presidente, Vice Presidente y Secretario, debiendo hacerse esta designación, cargo por cargo, por simple mayoría y en votación secreta. En caso de empate se pasará a cuarto intermedio hasta el día hábil siguiente para proceder a una nueva votación. Si el empate continuase, el presidente del Consejo Directivo, tendrá voto decisivo."

Finalizada la elección de cada uno de los cargos, queda constituida la Cámara Arbitral y el Presidente del Consejo Directivo de la Bolsa hace abandono del recinto. La Comisión Directiva recién constituida, celebra su primera reunión dando inicio a ejercicio; se evaluarán los temas pendientes con el fin de continuar la actividad y se trazarán los lineamientos generales que se desarrollarán durante el año.

Subcomisión de Semana

La Comisión Directiva o en su defecto la Presidencia de la Cámara nombrará semanalmente una Subcomisión de su seno formada por CINCO (5) o TRES (3) miembros según la constitución de su Comisión Directiva. Dicha Subcomisión deberá mantener una equilibrada representatividad conforme a lo establecido seguidamente:

  • Dos (2) Compradores
  • Un (1) Corredor o Comisionista
  • Dos (2) Vendedores
  • Un (1) Comprador
  • Un (1) Corredor o Comisionista
  • Un (1) Vendedor
  • Esta Subcomisión podrá ser integrada con hasta un máximo de DOS (2) vocales suplentes, cuando actúen CINCO (5) miembros y con UN (1) vocal suplente cuando actúen TRES (3) miembros.

    Estas Subcomisiones así constituidas, atenderán entre otras, las siguientes funciones:

    1. Establecer los "Precio Cámara"
    2. Atender muestras en consultas, por arbitrajes y cotejos de mercadería.
    3. Arbitrajes de muestras con intervención de Recibidor Oficial.
    4. Intervenir cuando surjan inconvenientes en reconsideraciones analíticas.


    Funciones (Inicio)


    Establecer los "Precio Cámara"

    La Cámara Arbitral de Cereales establece diariamente, los "Precios de Cámara", conforme lo prescripto en el Decreto PEN 1058/99 en un horario uniforme, en la mañana del día hábil posterior a aquel a que se refieren los valores.

    Para ello se toma en cuenta los valores y tonelajes que informen los gremios sobre mercadería entrega enseguida y pago al contado, ponderando además todo antecedentes que surja del recito de operaciones.

    Los valores establecidos, son publicados inmediatamente en la Rueda de Cereales para conocimiento de los operadores presentes y el comercio en general, detallándose claramente el precio de los productos cotizados ese día, fecha y hora. Estos precios tienen carácter orientativos y no serán obligatorios para las partes.

    Asimismo, se dejará constancia de lo actuado en una planillas confeccionadas para tal fin, la que será firmada cada día por los integrantes de la Subcomisión de Semana actuante, que interviene en la fijación.

    Respecto de los precios establecidos, podrán pedir Reconsideración fundada, hasta quince (15) minutos después de su determinación, cuatro (4) socios de la Bolsa -como mínimo- los cuales deberán pertenecer a diferentes razones sociales.

    La Subcomisión que intervino, resolverá el respectivo pedido, para lo cual convoca a los recurrentes a exponer las causas que motivan su disconformidad; luego de ello procederán, en función a los argumentos expuesto y evaluaciones obtenidas a "CONFIRMAR" o "RECTIFICAR" el "PRECIO DE CAMARA" que originó la disconformidad.


    Arbitraje

    La Cámara Arbitral de Cereales de la Bolsa de Comercio, es un Tribunal Arbitral al cual le corresponde tratar toda cuestión que surja entre sus asociados, entre estos y terceros o entre terceros. Actúa en carácter de árbitro arbitrador y amigable componedor y, en base a los antecedentes y pruebas que las partes presenten, dicta sentencia según su leal saber y entender.

    Asimismo, es obligación de la Cámara intervenir en todas las cuestiones de su competencia la que se determinará por la suscripción de la clausula arbitral, que podrá ser expresa o tácita, asumiendo las partes de este modo el compromiso de acatar sus laudos y resoluciones.

    Su actividad se sustenta jurídicamente en el Capítulo IX del Estatuto de la Bolsa de Comercio de Rosario, mediante el cual se establece el vínculo a la Bolsa y la interrelación con ella, como con su propia actividad dentro de las pautas previstas en el Estatuto, el Decreto PEN 931/98 y su "Reglamento de Procedimientos para la Resolución de Controversias ante las Cámaras de Cereales y Afines", que determina el marco jurídico de actuación, el Decreto Pen 1058/99, el cual introdujo ciertas reformas al decreto 931.

    Expedientes

    Desacuerdo sobre toma de muestras, calidad y condición

    Cotejo inmediato

    Existiendo desacuerdo entre las partes, sobre calidad y/o condición de mercadería, ambas partes de mutuo acuerdo sacarán muestras que firmará, lacraran en forma conjunta y enviarán a la Cámara para que ésta emita su dictámen. Una vez efectuada la evaluación resolverá si la mercadería es de "recibo" o "rechazo".

    Recibidor oficial

    Si una de las partes rehusara sacar muestras, la otra podrá pedir intervención de un Recibidor Oficial, para que extraiga, lacre y envíe a la Cámara para su ANALISIS. A tal efecto deberá formalizar el respectivo pedido, indicando lugar de entrega y recibo, unidades de transporte, nombre de las partes intervinientes, causas por la que se objeta y demás datos que hagan a la identificación de la mercadería.

    Las partes interesadas tienen derecho a presenciar la actuación del Recibidor Oficial, pero cualquier observación sobre su proceder solo podrá hacerse ante la Cámara Arbitral. Este Organismo resolverá en definitiva, si la mercadería es de "Recibo" o "Rechazo".

    Producida esta incidencia la Cámara Arbitral determinará a cargo de quién serán los gastos originados. En los casos señalados anteriormente los gastos serán a cargo de quién resulte perdidoso.




     
     

     

    Determinación de Calidad

    La Cámara Arbitral de Cereales por medio de sus dependencias técnicas efectuará las determinaciones analíticas necesarias para la comercialización de granos, productos y subproductos agropecuarios, por cuenta de quien o quienes lo soliciten y sobre las muestras que presenten para tal fin.

    Las determinaciones analíticas se efectuarán a pedido de las partes mediante Carta Solicitud de Análisis o sistema de teleprocesamiento acompañada del juego de muestras precintadas y firmadas por las partes.

    Por otra parte la Cámara se reserva el derecho de no entender en todo asunto sobre ventas por muestras abiertas que no sean previamente reconocidas por los interesados. y regirán las mismas disposiciones que para muestras lacradas.

    La parte que no esté de acuerdo con el resultado emitido por la Cámara, podrá solicitar Reconsideración de Análisis dentro de los plazos establecidos, de acuerdo con las reglamentaciones vigentes. Formalizado este pedido se les indicará a los interesados el día y hora que se efectuará, invitándolos a concurrir, practicándose nuevo análisis con nueva muestra lacrada. Si abierta la misma se constatara diferencias notables entre ellas, se citará a las partes sobre la forma de proceder. De no lograrse acuerdo, se someterá el caso a la Subcomisión de Semana, la que resolverá el procedimiento a seguir.

    Verificando la homogeneidad de las muestras y practicado el nuevo ensayo, aún existiera disconformidad con el resultado, la parte disconforme con el fallo definitivo de la Cámara, podrá solicitar Instancia de Apelación ante el organismo Oficial.

    Juego de pesas patrones destinadas actualmente al control de balanzas de precisión

    Cámara Arbitral de Cereales | Córdoba 1402 - S2000AWV | TE: (54 341) 5258300/4102600 Interno 1142-1144 | Rosario - Santa Fe - Argentina - info@cac.bcr.com.ar